Buscar sólo en este departamento
La crisis provoca un ajuste drástico en las políticas de sostenibilidad
En pleno proceso de renovación del Protocolo de Kioto, que resultará de la Cumbre del Clima de Durban, los Gobiernos se han visto obligados a realizar un recorte drástico del gasto en materia de sostenibilidad.

Durante los próximos cuatro años el porcentaje de gasto público que los ejecutivos de todo el mundo invierten en materia sostenible y cambio climático va a verse reducido en 17.000 millones de euros hasta el año 2015, según el estudio 'Durban Dynamics' realizado por Ernst & Young.

Aunque esa es la previsión para la tendencia actual de las economías mundiales, si la crisis de deuda de la eurozona empeora, esta cifra podría verse disparada hasta 34.000 millones de euros.

Según la encuesta elaborada por la auditora, el 83% de las 440 empresas a las que se preguntó considera que un acuerdo multilateral es básico para seguir potenciando la apuesta por el cambio climático, sin embargo, solo el 18% lo ve factible.

Y es que, si bien los Gobiernos consideran que el recorte de gastos es la opción más viable para la recuperación económica, la empresa privada continúa apostando por la sostenibilidad.

España uno de los que más invierte, Alemania el que más reducirá

España es la segunda economía mundial, junto con Francia, que más inversión destina a sostenibilidad. En 2010 la financiación en este capítulo supuso el 0,7% del total del gasto público. En el peor de los escenarios, por tanto, esta disminución podría llegar a los 4.700 millones de euros. Sin embargo, si se mantiene la tendencia actual, la cifra se reduce hasta los 3.900 millones.

En 2011 nuestro país ha sido el que más ha reducido el gasto público de las 10 principales economías del mundo con un recorte de 5.133 millones de dólares (3.800 millones de euros).

Sin embargo, Alemania será la que más podría ver mermada su inversión. Con una inyección de 17,3 millones de euros realizada en 2010 en este capítulo, para el año 2015 deberá acotar en 8.340 millones de dólares (6.18 millones de euros) lo destinado a materia sostenible, multiplicando así, por cuatro la reducción que efectuará durante el ejercicio de este año, que asciende a 2.101 millones de dólares (1.55 millones de euros).
Recuperación económica versus medioambiente

El problema, por tanto, al que se enfrenta Naciones Unidas al elaborar la renovación del Protocolo de Kyoto es la necesidad de las economías de sobreponerse a una crisis. Una necesidad que les obliga a reducir el gasto público destinado a estas actividades, frente al inexorable desgaste de un planeta que no entiende de inflación, ni crisis de deuda y que lo seguirá haciendo a pasos agigantados.

"La reunión de Durban se va a producir en un momento económico muy complejo", afirma Juan Costa, responsable del área de sostenibilidad de Ernst & Young. "Los países emergentes alegan que no pueden asumir los mismos compromisos que las economías desarrolladas que están enfocadas en la austeridad económica para lograr salir de la crisis", añade.

De esta manera, la diferencia de tratar economías a distintas velocidades, hace que se vea injusto que países cuyo PIB permite una inversión adecuada en estas materias se vean obligados a reducirlas ya que muchos otros necesitan pensar en su recuperación económica antes que en el cuidado del planeta, o la protección medioambiental.

Fuente: El Mundo
© Copyright - CROEM. C/ Acisclo Díaz, 5C. 30005 Murcia · Tlf. 968293800 · Fax 968283069

· Aviso legal · Política de Protección de Datos · Política de Privacidad ·